Villas de Roma. Un paseo por los jardines más espectaculares

Si vives en Roma descubrirás que con el buen tiempo los romanos se lanzan a pasar el día en una villa. Y se llevan el picnic, la revista o el biquini y el bronceador, que de todo he visto. Porque cuando el calor romano aprieta, y mamma mía si hace calor, las villas de Roma se convierten en una opción inmejorable. Además de concentrar una belleza natural e histórica indiscutibles, son los lugares más frescos de la capital.

Villa Borghese

Villa Borghese

Villa Borghese es quizás la más famosa, además está en el centro de Roma y se puede llegar fácilmente en metro (Linea A, parada Flaminio). Por lo integrada que está en la ciudad la podríamos comparar con el Retiro de Madrid, pero solo por eso. Porque con forma de gran corazón, es uno de los parques más grandes de Europa y además cuenta con uno de los museos más importantes de Roma: la Galería Borghese. El museo alberga la colección de la familia Borghese, quien construyó esta ‘modesta’ casa de campo a voluntad del cardenal Scipione Borghese, mecenas de Bernini. Entre las joyas de la muestra hay obras de Tizziano, Rafael o Caravaggio. Pero si lo que queremos es disfrutar del aire libre no nos faltarán opciones: en el parque hay varias cafeterías, un lago, templos, fuentes, ludoteca para los niños y hasta una reproducción del teatro Shakespeare’s Globe de Londres.

Para hacer deporte los romanos prefieren Villa Ada, un gran parque que perteneció a los Saboya, la familia real italiana, y que no queda muy lejos de Villa Borghese. Villa Pamphili, Villa Celimontana, Villa Gordiani…, y así hasta unas veinte o quince villas más que nos hacen pensar en el pasado de esta ciudad. Cardenales, papas, reyes y nobles se emplearon a fondo en una lucha no manifiesta para ver quién se hacía con la más bella y grande de las villas. Aunque muchas todavía perviven, la mayoría se destruyeron tal y como crecía la ciudad.

Jardín de San Alessio

Jardin de San Alessio o de los Naranjos

Estas villas experimentan ahora un protagonismo inesperado. Por su belleza y lo que representan de la historia de Roma, deliciosamente decadente, algunas han formado parte de la escenografía cinematográfica local más impresionante de los últimos años: el film de Sorrentino ‘La Gran Belleza’. Es el caso del Parque Salvello (o Jardín de los Naranjos) o la misma Villa Giuglia, construída por el papa Julio III y sede ahora del Museo Etrusco Nacional. No es extraño ver a más de un turista queriendo inmortalizarse con estos espacios de fondo, emulando al mundano entre los mundanos Jep Gambardella.

Fotos de Villa Borghese estanque

Afortunadamente las villas de Roma son ahora públicas y, a parte de acoger a los calurosos visitantes, se han convertido en lugares excepcionales donde celebrar eventos al aire libre o manifestaciones artísticas en la ciudad con mayor patrimonio por metro cuadrado del mundo.

Atardecer desde Villa Medici

Atardecer desde Villa Medici

Si vienes a Roma consulta la programación cultural de la ciudad. En esta página de turismo en Roma capital encontrarás la oferta de los eventos en curso, muchos de ellos te sorprenderán y suelen ser abiertos al público.

¿Qué, te vienes de villas por Roma?

  • Aurin
    Responder

    Jo, cuando vuelva a ver si me da tiempo a recorrer la Villa Borghese entera porque apenas pude estar una hora por allí 🙂
    Por cierto, que no sé si te has dado cuenta de que te han “capado” el vídeo del rodaje de “La Grande Bellezza” (que por cierto a mi me gustó mucho)

    • Carolina Sellés
      Responder

      Gracias por el comentario Aurin, no me había dado cuenta de lo del vídeo, puede ser que se deba a que este fragmento no se ve fuera de Italia, pero lo veo inmediatamente y lo corrijo. Saludos

pingbacks / trackbacks

Deja un Comentario

Contáctame

Hola envíame un mensaje y muy pronto me comunicaré contigo. Gracias por visitar Los Viajes de Carol

No lo lees? Cambia el texto. captcha txt

Escribe el texto y presiona la tecla Enter para buscar

Fotos de Javier Reverte Roma Los Viajes de Carol