Punta Arenas, puerta al excitante fin del mundo.

Viajar: trasladarse de un lugar a otro, generalmente distante, por cualquier medio de locomoción“.

Voy a empezar este post expresando mi desacuerdo con la RAE porque para mí viajar es algo más que ir de A a B en coche, avión, barco o a pie. Viajar es ilusionarme con un destino, enamorarme de él antes de haberlo visto, decepcionarme de algunas cosas una vez estoy allí, conocer gente, probar comidas, descubrir vinos…, y regresar a regañadientes pensando en el próximo viaje.

Mirador Candados

Aun así voy a tomar prestadas dos palabras de esta paupérrima definición que se ajustan muy bien a este post, generalmente distante‘, porque el lugar que planteo está muy, muy lejos de España. Concretamente a 12.247 km de Madrid y la única manera de llegar es en avión.

Indicadores de distancia a diferentes partes del mundo

Indicadores de distancia a diferentes partes del mundo

Hablo de Punta Arenas, capital de la Región de Magallanes y la Antártica Chilena, nombres que por sí solos evocan una época de aventuras y de lugares fríos y recónditos, muchos todavía inexplorados. La ciudad es la puerta al fin del mundo. Además, por su ubicación, supone el lugar ideal para conocer la Patagonia Chilena. Así que aquí daré algunas pautas de cómo llegar, dónde hospedarse y qué se puede hacer en la ciudad y sus alrededores. ¿Vamos?

1. La estación importa. Hay que recordar que Punta Arenas está en el hemisferio sur y si en España es verano aquí es invierno, crudo invierno. Las temperaturas pueden llegar a los -10º y las ventiscas son de campeonato.

De hecho en algunas esquinas hay cuerdas para que la gente se agarre si se ve sorprendida por una racha viento. Como ves en la foto anterior, no es broma.

Dicho esto recuerdo que los mejores meses para venir son de diciembre a febrero, el verano austral. Solo así nos aseguraremos poder disfrutar de la mayoría de los atractivos naturales que te cuento en los puntos 4 y 5.

 

Hay que prepararse para el frío, pues

Hay que prepararse para el frío, pues

2. El vuelo. Yo no he encontrado mucha diferencia de precios entre volar a Chile en invierno o hacerlo en verano, pero sí que la hay en función de cuánto tiempo antes reservemos el billete. Desde Madrid hay vuelos directos a Santiago de Chile (13h y 30 min), una vez allí hay que coger otro avión hasta Punta Arenas (3 h. y 30 min. más). Sí, el viaje es muy largo y contando las escalas hablamos de casi un día entero.

La web trabber.es me gusta para reservar los vuelos porque te compara a tiempo real los precios de 68 compañías, son meros intermediarios y la compra se hace directamente a la linea con la que se viaje. En vuelonet.com he visto billetes a mejor precio pero suelen tener más escalas. Reservando con cuatro y cinco meses de antelación se encuentran vuelos a Santiago a partir de 600 € (i/v). De allí a Punta Arenas cuesta unos 350 € (i/v). Sí son caros, en general todo cuesta más aquí que en el resto de Chile. Supongo que es porque la ciudad está bastante aislada: 3.272 km la separan de Santiago y las dos ciudades más próximas, Puerto Natales y Río Gallegos, están a casi 4 h. en coche, y la segunda ya está en Argentina.

3. Dónde dormir. Para una ciudad de poco más de 120.000 habitantes sorprende la cantidad y variedad de alojamientos que se pueden encontrar. En esta página de turismo en Chile está toda la oferta de hoteles, hostales, B&B, cabañas y estancias en Punta Arenas. Las estancias son antiguas instalaciones ganaderas convertidas en casas rurales. Se trata de una buena manera de conocer cómo vivían los colonos que se trasladaron a esta tierra para criar ganado a principios del s XIX. Entre hotel y apartahotel, yo me quedo con lo segundo porque me gusta más ir a mi aire.

Mi recomendación es el Apartahotel Quillango que está muy céntrico y cerca de la estación de autobuses. El precio por habitación doble con desayuno ronda los 70-90 €.

Apartahotel Quillango

Apartahotel Quillango

4. Qué hacer en Punta Arenas.  Si no hemos estado nunca por estas latitudes nos sorprenderá el urbanismo y el estilo de sus casas.

Así que lo mejor es callejear un poco mientras subimos al Cerro de la Cruz para hacernos una idea de las dimensiones de la ciudad. Eso será después de reaccionar ante las impresionantes vistas que desde este punto tenemos del Estrecho de Magallanes y la Tierra del Fuego al horizonte.

Vistas al Estrecho desde el Mirador de La Cruz

Vistas al Estrecho desde el Mirador de La Cruz

Caminando por la Calle Bories, la más comercial, llegaremos a la Plaza de Armas con la estatua de Fernando de Magallanes al centro. Magallanes fue el descubridor del Estrecho, única conexión posible durante muchos años entre el Atlántico y el Pacífico, y por lo tanto única vía para llegar a las Indias. Tal era la tremenda vuelta que tenían que dar los barcos comerciales hasta que se construyó el Canal de Panamá en 1914.

Monumento a Magallanes

Monumento a Magallanes

Pasear por la Costanera puede ser un reto, sobre todo si hace frío y viento, pero hay que hacerlo. El mar aquí tiene algo especial y siempre hay grandes cruceros o buques de diferentes países haciendo escala. Por no hablar de los barcos pesqueros, verdaderas fábricas flotantes, que faenan frente a estas aguas.

Cormoranes en el Estrecho

Cormoranes en el Estrecho

Saliendo hacia la zona franca, un área comercial libre de impuestos donde comprar regalos, podemos visitar el cementerio, que tiene fama de ser uno de los más bellos del cono sur. Casi enfrente saludaremos al Monumento del Ovejero, levantado en honor de los ganaderos y estancieros de Magallanes.

Monumento al Ovejero

Monumento al Ovejero

Para ver la última recomendación hay que ir dirección al aeropuerto. Estaremos atentos porque a nuestra derecha veremos un barco histórico. Se trata la réplica que un vecino de Punta Arenas y apasionado del Estrecho ha hecho de la Nao Victoria, con la que Magallanes pisó por primera vez esta tierra. Es de madera y tiene el mismo tamaño que la original. Sobre ella una se pregunta cómo fue posible que 20 hombres conviviesen durante los tres años que duró la travesía en un espacio tan reducido. En este museo también veremos una réplica de la goleta Ancud, barco en el que llegó la expedición que tomó posesión oficialmente de estas tierras para la República de Chile en 1843.

Goleta Ancud

Goleta Ancud

5. Excursiones. Pero sin duda lo que más motiva al viajero son las excursiones a parajes naturales que pueden hacerse desde aquí. Las posibilidades son muchas y yo voy a exponer algunas de las más llamativas.

Para los amantes del trekking está el Parque Nacional de las Torres del Paine, donde pueden hacerse varias caminatas. Una de ellas conduce hasta el glaciar de Grey. Dormir junto a este glaciar y escuchar cómo durante la noche caen los témpanos de hielo y se alejan flotando es una de las experiencias más increíbles que he vivido.

Glaciar de Grey

Glaciar de Grey

Visitar Isla Magdalena donde todos los años se reúne una colonia de 60.000 parejas de pingüinos magallánicos es otro imprescindible. Igual que salir en barco hacia la Isla Carlos III para ver las ballenas jorobadas, que vienen desde el Caribe a alimentarse aquí. Buscando el mejor plácton llegan al año unas 100 ballenas, así que no es difícil verlas. Los mejores meses para disfrutar del espectáculo son enero y febrero, cuando retoman la vuelta a aguas más cálidas. Yo todavía no he hecho esta salida pero después de leer la descripción que el blogger José Miguel Redondo hace en elrincondesele.com del baile de las ballenas en El Estrecho, solo tengo ganas de volver a Chile para verlas. La excursión la ofertan en diferentes agencias de la ciudad, es cuestión de acercarse y dejarse aconsejar. Comapa, por ejemplo, es una de ellas. En la web están los precios y pueden hacerse reservas online. Físicamente está en la misma Plaza de Armas.

Palacio del S.XIX en el centro de la ciudad

Club de la Unión, en la Plaza de Armas

6. Qué comer y dónde. Sándwiches de carne con palta (aguacate), el barros luco (sandwuich de filete de ternera con queso) o empanadas son solo algunas de las picadas de aquí. Aunque si buscamos algo más contundente lo típico, típico es el asado magallánico, tal y como expliqué en el video del anterior post, el único inconveniente es que los mejores siempre se hacen en las casas. 

Si hablamos de locales en la ciudad diré que es imprescindible pasar por el Kiosco Roca y tomar un choripán solo o con queso y una leche de plátano. Combinación que puede parecer extraña, ya que el choripán es como pan con sobrasada, pero que gusta mucho.

La comida de la zona es menos especiada que la nuestra pero está muy, muy rica. Hay excelentes carnes y buenos pescados y mariscos. A mí, por ejemplo, me encantó el chupe de centolla que comí en el restaurante La Luna.

Restaurante La Luna, Punta Arenas

Restaurante La Luna, Punta Arenas

Otro lugar de comida magallánica fusionada es La Marmita. Tampoco podemos irnos sin probar el curanto, un plato originario de las islas de Chiloé a base de moluscos, chorizo, pollo, tocino y papas, como llaman aquí a las patatas. No te dejes intimar por la mezcla y si vienes disfrútalo, se sirve con un caldo de entrada que reviviría a un muerto.

Un rico curanto

Un rico curanto

Y aunque yo lo haya dejado para el final, aquí las comidas se empiezan con un refrescante y rico aperitivo, el pisco sour:

Y un pisco sour. ¡Chin chín!

Y un pisco sour. ¡Chin chín!

Uno de los puntos fuertes de la Patagonia Chilena que se debe aprovechar es que todavía no está muy explotada por los turistas, convirtiéndose en un destino muy tranquilo y atractivo. Para acabar recuerdo que si se quiere disfrutar de los espacios naturales y las reservas marinas es imprescindible venir de diciembre a febrero.

¿Qué te ha parecido esta incursión por la ciudad más austral del mundo? ¿Te has quedado con ganas de visitarla?

Si te ha gustado, comparte para que mucha más gente pueda conocer este recóndito rincón del planeta.

 

  • GranPumuki
    Responder

    Me encantaría llegar así de lejos, de momento me quedo con el relato y las fotos que nos regalas

    Gracias
    GranPumuki
    Mis relatos en http://blogdeviajesdepumuki.blogspot.com

    • Carolina Sellés
      Responder

      Claaro, es un lugar muy lejano pero fabuloso. Ideal para la gente que le gusta el turismo de aventuras y conocer nuevos rincones sin límites. Saludos.

  • Matias
    Responder

    Me gustaría saber como fue que llegaste a este destino?, que fue lo que te motivo? saludos.

    • Carolina Sellés
      Responder

      Hola Matías. Antes de interesarme por relatar todos mis viajes, había estado un par de veces en Chile y Punta Arenas. Mi marido es de la región y cada vez que visitamos a la familia me escapo a recorrer diferentes lugares. Me parece un país fascinante.

  • Ariel Cruz
    Responder

    Carolina, permíteme felicitarte. Cuando llegué al blog, entré más que nada por curiosidad y para saber unas poquitas cosas de Italia, pero ver que estuviste acá en Chile y que estuviste en Punta Arenas fue una grata sorpresa.

    Punta Arenas es uno de los destinos que quiero conocer a fin de año, así que… feliz de que hayas estado en mi faja de tierra. Mis saludos y respetos, la web es muy bonita y se nota cariño por lo que haces. ¡Mucho mucho éxito!

    • Carolina Sellés
      Responder

      Muchísimas gracias Ariel. Es un gusto leer tus palabras, siempre son un ánimo y una motivación para mi trabajo. Pues sí, conozco y he visitado Punta Arenas y me encantó por todas las posibilidades que ofrece a viajeros desde Europa. Deseando volver a tu país, en esta ocasión me gustaría conocer el norte. Un fuerte abrazo.

  • Carolina
    Responder

    Maravilloso es mi Chile!
    En abril me voy a cumplir uno de mis pendientes: caminata de 4 días por el parque Torres del Paine.

    • Carolina Sellés
      Responder

      Guau! Cómo lo vas a disfrutar. Fue uno de mis primeros trekkings, y aunque acabé derrotada fue espectacular. Disfruta Carolina.

  • Jimena Solari
    Responder

    Felicitaciones Carolina por tu Blog.

    He entrado de casualidad en busca de datos de viaje a Roma, y me he encontrado con un blog buenísimo!!

    Yo soy de Chile y pasé mi luna de miel en la Patagonia chilena, es realmente linda y aún poco visitada. Yo fui la primera semana de Noviembre, que es inicio de temporada y también buena fecha ya que la fauna se encuentra “en los montes bajos” y es más fácil toparse con ella, ya que en pleno verano suben a las alturas. Nos alojamos en un hotel maravilloso que recomiendo a cualquiera si es que puede hacerlo, se llama Patagonia Camp. También recomiendo probar la centolla, que en esa zona se da muy bien. En Punta Arenas, la sirven muy bien en el Restaurant “Solito´s”.

    Felicitaciones nuevamente por la web!!

    • Carolina Sellés
      Responder

      Muchas gracias Jimena! Qué alegría toparme con este comentario. La centolla es un plato espectacular y por lo que dices del Patagonia Camp, tomo nota del dato. Un abrazo

Deja un Comentario

Contáctame

Hola envíame un mensaje y muy pronto me comunicaré contigo. Gracias por visitar Los Viajes de Carol

No lo lees? Cambia el texto. captcha txt

Escribe el texto y presiona la tecla Enter para buscar