Probablemente el mejor panino de Roma

Muchos planes tienen como colofón un festín gastronómico más o menos planificado. En otros, la picada es el fin en sí mismo. Y en muchas ocasiones se hace una parada en el camino imprevista pero necesaria. Es entonces cuando entra en juego el azar. Porque cuando tu estómago ruge y estás en un ambiente que no controlas el experimento puede salir muy bien o para olvidar.

Mercado de Testaccio

Mercado de Testaccio

Por fortuna para nosotros esa mañana habíamos decidido dar una vuelta por el mercado de Testaccio (ya hablé de él en mi post sobre el street art). Digo por fortuna porque el mercado, rehabilitado en 2012, tiene varios sitios donde degustar auténtica gastronomía romana, y nosotros no fallamos en la elección. Aunque el éxito no fue del todo mérito nuestro, nos ayudó mucho la vendedora de un puesto de decoración a quien compré una panera de papel reciclado que llevaba tiempo buscando.

Uno de los puestos del mercado

Uno de los puestos del mercado

La dueña, amabilísima, nos indicó que teníamos que probar los panino del banco 15, los bocadillos del puesto 15, para entendernos. “Los mejores de Roma”, sentenció. Yo le tengo mucha manía al comparativo de superioridad aplicado a cualquier campo, pero puedo decir y digo que es uno de los bocadillos más ricos que he probado. Y viniendo del país de los bocatas, es mucho decir.

Testaccio Mordi e vai

No nos costó encontrar el mostrador en cuestión porque estaba abarrotado. Tanta gente atienden que tienen un expendedor de números y todo, tipo charcutería. Seguramente estaba allí antes de que Sergio Esposito, el dueño, iniciara el negocio de comida rápida Mordi e Vai, muerde y vete. El comercio de toda la vida de su familia estaba justo en este espacio y era una carnicería, así que sabe el género que toca.

Mordi e Vai Testaccio

Sergio decidió emprender esta aventura cuando inauguraron el nuevo mercado de Testaccio. Y eso que ya no es un jovenzuelo. Después de capitanear durante años un restaurante se jubiló. Dos años parado y se le ocurrió iniciar este particular street food. Y ha dado en el clavo. A diferencia de Florencia o Palermo, en Roma no hay mucha cultura de bocadillos así que ha venido él a educar los paladares de los romanos en este bocado tan básico pero tan delicioso a la vez.

Tenía que probarlo... Y sí, está riquísimo

Tenía que probarlo… Y sí, está riquísimo

Su plato fuerte es il panino di Allesso, bocadillo de ternera muy tierna y jugosa estofada con verduras. El secreto es que a la hora de servirlo Sergio moja el pan en el caldo de la carne. El resultado, un bocado gustoso, blando y muy, muy sabroso. Cuesta 3 € y si le añades verdura o queso, 50 céntimos más. Otros panini marca de la casa son los de tripa, lengua, salchicha o los rellenos con salsas típicas para la pasta, como la amatriciana. Le polpette de la nona, albóndigas de la abuela hechas también de ternera, son bocatto di cardinale. Para los vegetarianos hay panini de atún y de verduras.

Testaccio mercado

 

De sobresaliente también es la limpieza y rapidez con que llevan a cabo el trabajo. Se nota que lo tienen todo súper estudiado y sistematizado. La mujer de Sergio viene por las mañanas a cocinar. Más tarde comienza la fiesta. Completamente concentrado, Sergio pregunta la elección del consumidor, corta el pan, lo moja en el caldo (si el cliente se decide por el allesso) y lo rellena. El compañero de mostrador empaqueta el bocadillo, da la bebida y cobra. Engranaje perfecto. Y rápido. El panino se puede comer justo allí, en una barra que han habilitado.

Panini Testaccio

Los productos son de primera y la manera de cocinarlos, la de siempre. De hecho Sergio reivindica la cocina pobre romana y de la abuela. El mimo con el que trataban las materias primas y el conocimiento de su cocción son la base de su mostrador. Y no anda equivocado. Este negocio ha recibido varias distinciones, entre ellas de TripAdvisor o la de la revista culinaria italiana Il Gambero Rosso, todo un referente aquí. Y si en un principio eran los romanos de todas las clases sociales quienes se acercaban hasta el banco nº 15, ahora hay que añadir a los turistas que no quieren abandonar Roma sin uno de los panini de Mordi e Vai. Y es que el mercado se ha hecho muy famoso.

Muy agradecida a, desde ahora, mi amiga del mercado de Testaccio por su recomendación. Pienso volver a por otro Allesso o a dar una vuelta por este entretenido mercado. ¿Te vienes?

Cómo llegar y qué hacer en la zona:

La parada más próxima de metro es Pirámide, Linea A.

Museo Macro de Testaccio

Museo Macro de Testaccio

Frente al mercado está el museo MACRO de Roma, Museo de Arte Contemporaneo. Además en los alrededores hay muchos restaurantes y cerca, en la piazza Testaccio, está la cervecería Oasi della Birra, con más de 500 cervezas para degustar acompañadas de comida tradicional romana, el must es que es un ambiente sin muchos turistas. En el barrio también está el cementerio acatólico y callejeando se pueden encontrar varias muestras de street-art, como esta gigantesca loba de 30 metros.

Street Art Testaccio

La obra ‘Jumping wolf’, del artista belga ROA, es impactante y ha suscitado mucha polémica porque se trata de una loba famélica y agresiva que representa la decadencia ¿del capitalismo?, ¿de la ciudad? Polémicas a parte el barrio ha dado un paso adelante y cede paredes de edificios y muros destinados al olvido a los artistas de street style que tienen a Banksy como referente. El artista callejero más famoso y misterioso del mundo todavía no ha actuado en Roma, sin embargo sí que ha hecho dos intervenciónes en Nápoles, un ángel en la plaza Gelormini y la reinterpretación del Éxtasis de Santa Teresa de Bernini, ésta última fue atacada por un grafitero.

¿Te vienes a dar una vuelta por Testaccio? ¿Te apetece un sabroso panino de los de Sergio?

  • Pilar Llorca Pérez
    Responder

    pues aquí te dejo otra recomendación para que vayas a averiguar. Mi hermana y cuñado los probaron este verano. Dicen los romanos que son lo mejores “cacio e pepe” de Roma. Taverna dei quaranta en via claudia.

    • Carolina Selles
      Responder

      Qué bueno Pilar! Lo anoto. Eso sí, será para una semanita que tenga pocos compromisos porque el ‘cacio e pepe’ es una pasta…, ¿cómo decirlo? Contundente.

  • Aurin
    Responder

    ¡Me lo apunto para la próxima!
    Muchas gracias 🙂

    • Carolina Sellés
      Responder

      Claro, seguro que te encantará. Si vienes por Roma tienes que pasar por este mercado y comerte un rico panino di alleso. Saludos.

  • Merche
    Responder

    Panino con Picchiapò …..que será? Me encantan estos romanescos 🙂 Sin duda el sitio me parece auténtico para ir a comerse un bocata ! Gracias

    • Carolina Sellés
      Responder

      Hola Merche… Il Picchiapò es una manera típica de cocinar la carne, ternera principalmente aunque también es posible encontrar pichón. Es la carne que se ha usado para hacer caldo y luego se le hace una salsa de tomate y mentuccio, que es una hierba aromática muy usada en Italia más suave que la menta o hierbabuena que usamos para el mojito, por ejemplo. Espero haberte ayudado un poco y si vas por allí no dejes de probarlo. Porque le Picchiapò está sabrosísimo y la carne se deshace en la boca.

Deja un Comentario

Contáctame

Hola envíame un mensaje y muy pronto me comunicaré contigo. Gracias por visitar Los Viajes de Carol

No lo lees? Cambia el texto. captcha txt

Escribe el texto y presiona la tecla Enter para buscar