Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Los Viajes de Carol | May 22, 2017

Subir Arriba

Top

17 Comentarios

Cosas a tener en cuenta para ver El Moisés - Los Viajes de Carol

Cosas a tener en cuenta para ver El Moisés

Mi Valoración

Monumento
8
Interesante
8
Accesibilidad
6
7.3

Magnífico

El Moises está considerado como la obra cumbre de Miguel Ángel. Las cadenas de San Pedro son otro atractivo de la iglesia. A FAVOR El Moisés EN CONTRA Difícil accesibilidad personas con problemas de movilidad

| el 14, Ene 2015

1. Selecciona bien tus recorridos

Son muchas las citas que uno se marca en Roma y a veces el tiempo no es suficiente. La estancia media en la ciudad es de tres a cuatro días, se trata de fines de semana largos para visitar esta gran capital patrimonial. Lo malo de esto es que si lo que te gusta es saborear los destinos, descubrir matices, tratándose de Roma es un tiempo insuficiente. Lo bueno es que siempre puedes volver, sobre todo si vienes de España, donde la oferta de vuelos y precios es muy amplia.

Digo esto porque con los tiempos tan ajustados y la enormidad que puede suponer Roma para el turista medio, hay rincones que pueden pasar desapercibidos. Esto suele suceder con el lugar que a continuación te cuento. Prepárate para conocer El Moisés de Miguel Ángle.

2. Después de ver el coliseo y los foros, retrocede una parada de metro

Fotos de Roma. Los Viajes de Carol

Situémonos en la parada de metro Cavour, una antes de Coliseo. A la salida cruzaremos la Via Giovani Lanza para subir un pequeño tramo de escalera de nada. 63 escalones. No es un gran esfuerzo pero como seguro que te has pateado casi todo el centro histórico de Roma, te parecerá demasiado. Confía en mí, tendrás tu recompensa.

Por un lado cambiarás una calle con tráfico y un tanto caótica por una callejuela empedrada y muy tranquila, Via delle Sete Sale. Unos metros más adelante se abrirá una plazoleta y aquí está el lugar que te recomiendo: la basílica de San Pietro in Vincoli. Igual te suena a tópico, pero estás a punto de disfrutar de una de las principales joyas del Renacimiento, corriente artística que fascina a Javier Reverte y que tiene en la ciudad de Roma uno de sus máximos exponentes.

3. Antes del Moisés, hay un milagro del que te quiero hablar

San Pietro in Vincoli significa en español San Pedro Encadenado y se llama así porque la basílica guarda en su interior una reliquia con una historia digna de un guión de cine. En el altar hay un relicario iluminado con un objeto que atrae la atención de las decenas y decenas de católicos que se desplazan hasta aquí: unas cadenas.

Basílica de San Pietro in Víncoli

Basílica de San Pietro in Víncoli

Nos situamos. Finales del s. III. Según la creencia Eudoxia, mujer del emperador Teodosio II, viaja a Jerusalem. Allí la emperatriz recibe un regalo: las cadenas con las que se ató a San Pedro mientras fue prisionero en Tierra Santa. La emperatriz dividió en dos la reliquia enviando una parte a Constantinopla, para su marido, y la otra a Roma, donde vivía su hija.

Hablamos del año 400, más o menos, y en Roma ya se veneraban las cadenas con las que San Pedro estuvo amarrado durante su martirio y muerte en el año 67, bajo el mandato de Nerón. La hija de Eudoxia enseña las cadenas al Papa León el Grande que las pone junto a las que se veneraban aquí y…, ¡milagro!, las dos cadenas de acero se fundieron en una sola y no se separaron jamás. Bien pues estas son las cadenas que se pueden ver en San Pietro in Vincoli y que dan nombre a la basílica.

Cadenas de San Pedro

Cadenas de San Pedro

4. Finalmente, el Moisés de Miguel Ángel

Sin embargo no es este el tesoro más venerado por los visitantes del templo. La mayoría de los viajeros vienen aquí atraídos por una de las grandes obras del Renacimiento: el Moisés de Miguel Ángel.

Miguel Ángel responde al arquetipo de artista de la época que dominaba todas las disciplinas: fue pintor, escultor y arquitecto. El Moisés apabulla por sus dimensiones pero todo tiene una explicación. Fue diseñado como monumento fúnebre de un Papa, Julio II, y su lugar no iba a ser esta basílica sino la de San Pedro del Vaticano. La falta de financiación obliga a Miguel Ángel a reducir las dimensiones iniciales de esta obra pasando de las 40 estatuas proyectadas en 1505, a las 3 finales de 1545. Sí, has leído bien, 40 años tardó en completarla.

Fotos de Roma El Moisés 7

 

La falta de dinero tuvo que ver, pero no solo eso. Entró en juego otro factor clave: el tiempo. Mientras Miguel Ángel supervisaba en Carrara el mármol que iba a necesitar, el mismo Papa le hace otro encarguito de nada: pintar el techo de la Capilla Sixtina. ¿Cómo te quedas? Pues eso, que hasta que no terminó el ‘trabajito sixtino’ no retomó el Moisés. Para entonces también había muerto Julio II, que yace aquí.

Fotos de Roma. El Moisés2

Muchos dicen que es la obra culminante de Miguel Ángel. El Moisés al centro es grande, fuerte, poderoso y parece que vaya a levantarse de un momento a otro sobre sus musculosas piernas, que están en tensión. El dominio de la técnica del maestro imprime ligereza a su túnica, que cae sobre su cuerpo retorciéndose en pliegues, igual que la barba que se enreda entre las escrituras. Hay cierta contención y furia en su rostro.

Parece que frunce las cejas y que de un momento a otro vaya a gritar. Es sobrecogedor y sorprende lo cerca que está. Eso sí, para ver todos estos detalles de los que te hablo intenta llevar suelto, con un euro será suficiente, ya que es la cantidad necesaria para que se accionen los focos y se ilumine la zona del monumento funerario.

5. La mejor hora para verlo

Hay que estar atentos al horario de la iglesia y mi recomendación es ir temprano por la mañana o a primera hora de la tarde, cuando la luz es más bien tenue. Con el Moisés me pasa como con el Panteón, me fascina, solo que con una diferencia importante: el número de turistas que llegan hasta San Pietro in Vincoli es infinítamente menor. Y esto hablando de Roma es todo un lujo.

En esta iglesia podrás disfrutar de otras tumbas de aire gótico bastante interesantes. Pero claro, al lado del Moisés…

Horario de visitas de San Pietro in Vincoli:
Mañanas de 8:00 a 12:30 y tardes de 15:30 a 19:00
Qué puedes ver cerca: El bohemio barrio de Monti, los Foros Romanos y El Coliseo.

¿Has visto el Moisés? ¿Conocías la historia de las cadenas de San Pedro?

Comentarios

  1. Fantásticas tus recomendaciones, Carolina. Tuve la oportunidad de ver El Moisés hace mucho. A pesar de que sólo tenía 10 años, me impactó. Me quedé clavada al ver sus ojos y la furia que logró transmitirles Miguel Ángel. ¡Me dio miedo ponerme en el recorrido de su mirada! Y me pareció una obra de arte. Fue uno de esos momentos en los que entiendes qué es el Arte sin explicación alguna.

    Espero tener la ocasión de repetir y, para entonces, me serán muy útiles tus recomendaciones. ¡Gracias y buen post una vez más, Carolina!

    • Muchas gracias Cristina. La verdad es que sabes que algo toca alguna tecla de tus emociones cuando te pones delante y no puedes dejar de admirar la obra. No sabes muy bien por qué, será sus dimensiones, la perfección de la composición, su historia… Se trata al fin y al cabo de sensaciones que se tienen ante un ejercicio magnánimo como éste de Miguel Ángel.

  2. tu primo Luri

    He estado en Roma dos veces y ninguna de las dos he conseguido ver el Moisés de Miguel Ángel
    me parece una excusa perfecta para volver. la historia de las cadenas no la conocía pero me ha gustado mucho. si no recuerdo mal la última vez que estuvimos ahí contigo estuvimos en la puerta de esa basílica pero no pudimos entrar era viernes santo y vimos una procesión que salía de esa plaza. un momento muy bonito.

    • Hola Luri. Recuerdo perfectamente aquel momentazo de la procesión, no sé si católica o judía. Pues qué lástima que todavía no conozcas el Moisés, es uno de los puntos hot de Roma por su interés, lo cerca que se ve la estatua, los pocos turistas que hay y lo bueno de la ubicación, ya que luego de la embriaguez artística puede pasarse a una más terrenal. El barrio de Monti está al lado y es el lugar ideal para tomar un vinito. Reserva el billete ya!

  3. paco

    Carolina buenos dias, llevas toda la razon sobre el Moises. Cuando lo vi me quede con la boca abierta y asi la tuve todo el tiempo que estuve en el templo. por cierto me gaste mas de 5 euros. Cuando algun amigo me dice que va a Roma, le indico que no ha visto Roma si no ha visto el Moises.
    Muchas gracias por tus comentarios, y como hoy has salido en la primera, espero que tengas muchas mas visitas como la mia, pues merece la pena a quien nos gusta los viajes.

    Gracias,

    Paco

    • Hola Paco, encantada de saludarte y muy agradecida de que te pases por aquí. Para mí El Moisés es uno de los imprescindibles de Roma, y te prometo que he ido muchas veces a disfrutar de él casi en solitario. Y también me he dejado algún que otro euro para que se accionasen las luces… Saludos.

  4. Maria Jose

    Si hay algo que me gusta es la Roma Barroca, pero si tengo que destacar MI OBRA DE ARTE, por excelencia, es mi romano favorito, el Moises. Ha sido visita obligada siempre, siempre, siempre que he viajado a la Ciudad Eterna y todos esos momentos me ha transmitido un sin fin de emociones. ¿ Que hay de aquello que se dice, aunque dudo que sea cierto, pero justifica la muesca en su rodilla, , que al ver la obra terminada y viéndola tan perfecta Miguel Ángel exclamó, golpeando su pierna, algo así como: ” Solo te falta levantarte y andar..”???

    • Hola Maria José. Pues mira, te pasa lo mismo que a mí que cada vez que voy a Monti no puedo evitar acercarme a visitar al Moisés. Además me encanta porque no es un sitio excesivamente visitado por turistas y puedes encontrar un momento de conexión total entre la escultura y tú, de tan cerca que está y tan imponente como es. Me gusta repasar sus músculos, la tensión de la figura, la levedad de las barbas o su túnica… Para mí es una de esas cosas que te conmueven y si conoces la historia que hay detrás, más todavía. He oído la anécdota de la muesca, mi profesora de historia del arte me la contó en COU y fue de lo primero que le busqué. Me costó encontrar la muesca, de hecho todavía no estoy segura ¿en qué rodilla está? No sé si eso es lo que pensó Miguel Ángel cuando la hizo, podría ser y me gustaría pensar que así fue. De todos modos, en esto de anécdotas históricas siempre se tiende a inventar y viniendo de Italia, yo la pondría un poco en cuarentena. Gracias por comentar. Si encuentro la documentación de esta anécdota, lo haré saber.

  5. Genial, Carol, seguiré tus indicaciones al pie de la letra. No sé qué hice, pero no conseguí encontrar la iglesia, aunque también es verdad que estaba cansadísima tras haberme pateado el Coliseo, el Foro y el Museo… ¡Qué ganas de volver a Roma!
    ¡Un beso enorme, guapa!
    La cosmopolilla

  6. Encantada por tu entrada y hacerme recordar que una mañana temprano de junio de 1999 la visité, a parte del Moisés sabía la historia de las cadenas de San Pedro, pero en ese momento mi mente iba dirigida a la escultura y pasé desapercibida en detalle el relicario, en fín el ansia me jugo en contra jajaja abrazo enorme

    • Es difícil evitar la atracción del Moisés y estar menos de 20 minutos devorándolo con los ojos. Por eso entiendo perfectamente tu ‘despiste’. Yo conocí la historia al comprar el librito que explica la fundación de la iglesia, me he hecho una ‘devota’ coleccionista de estas publicaciones que a veces te descubren historias tan entretenidas como esta. Gracias Ale 😉

  7. Visitar el Moisés era una de las visitas obligatorias cuando conocí Roma, había leído tanto de todos los sitios que sabía perfectamente la historia de las cadenas, dónde se encontraba el Moisés…Pero lo que sentí al ver semejante obra de arte no se puede describir, además pude estar un buen rato contemplándolo, ya que como dices había muy poca gente en la iglesia. Yo creo que alguno ni se dio cuenta de que estaba allí. Es una maravilla. Una cosa es verlo en fotos, y otra verlo allí cara a cara.
    Lo que no recuerdo es cómo llegué allí, pero no me suena que subiera tantas escaleras, seguramente llegaría desde otra parte. Al final andas tanto que ya no sabes ni por dónde has estado.
    Un abrazo.

    Mar

    • Hola Mar, encantada de que te asomes por aquí. Probablemente accedieses a San Pietro In Vincoli desde el Coliseo y por eso parecería que subirías una pequeña cuesta. Si vas desde el otro lado tienes que subir esta escalinata u otra muy similar. Y coincido completamente con tus impresiones. Es una de las esculturas para mí más impactantes y siempre que puedo me dejo caer, si puede ser al atardecer mucho mejor. En invierno a las cuatro de la tarde hay una luz muy especial. Un abrazo.

  8. Pilar

    Muchas gracias por la recomendación. Acabo de regresar de mi viaje a Roma y a pesar de las dificultades para ver el Moisés, ha sido realmente bonito. Al principio me costó encontrar la iglesia y preguntando me guiaron a otro sitio (ni siquiera algunos italianos conocen esta joya que tienen), luego fui sin percatarme del horario y estaba cerrada. Así que a una tercera vez, con bebé incluido, allí que me fui de cabeza a saludar al Moisés y pasar un ratito contemplándolo. Ahora que estamos de vuelta en casa he de reconocer que Roma no es un viaje recomendable para hacer con un bebé…

    • Hola Pilar empiezo por el final. No sé la edad de tu bebé pero sin duda los inconvenientes por la mala movilidad que ofrece la ciudad en un caso como el tuyo habrán sido grandes. Por eso espero que hayáis planeado vuestra visita sin prisas y sin muchas expectativas, para disfrutarla poquito a poco y a sorbitos. Y por lo del Moisés y la iglesia… Pues sí, agradezco que mucha gente de aquí ni la conozca, sinceramente, porque es uno de esos pocos sitios en Roma que todavía no se han convertido en souvenir turístico. Arte en estado puro para disfrutar en una conversación con la obra casi íntima. Saludos.

  9. Edgardo

    En el tiempo que se realizaba la restauración del proyecto mosse se podía tener en tiempo real los trabajos y desde aquí Buenos Aires le saque una foto a mi hijo que lo estaba visitando. El proyecto moises fue algo extraordinario como se pudo seguir los trabajos.

Enviar un comentario