Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Los Viajes de Carol | May 22, 2017

Subir Arriba

Top

25 Comentarios

Lista de mis heladerías top de Roma

Lista de mis heladerías top de Roma

| el 23, Jul 2015

Escribir sobre destinos o ser blogger de viajes, como se conoce esta actividad más genéricamente, comporta ciertos riesgos. Lo digo porque últimamente me he visto obligada a completar una ardua investigación de campo para elaborar la lista de mis heladerías top de Roma. Créeme si te digo que al final de cada sabroso y calórico helado siempre pensaba en ti, en cómo darte una información útil y práctica para tu viaje. De nada 😉

fotos-de-roma-losviajesdecarol

Helado de frambuesa y mango de Old Bridge

Así que después de experimentar puedo lanzarme con unos consejillos para descubrir una buena heladería y por extensión un buen helado. Además voy a elaborar una lista de mis templos favoritos, heladerías siempre cerca de puntos de interés turísticos para que, llegado el momento, sepas dónde abastecerte de este suculento alimento. ¿Listos? Pues vamos allá.

Cómo distinguir una buena heladería

Primero, las heladerías tienen que ser eso, heladerías. Desconfía si en un lugar venden pizza, sandwiches, cervezas de importación y helados bajo el mismo techo. Los artesanos heladeros son una profesión muy mimada en Italia, no en vano pueden presumir de hacer las mejores cremas de helado del mundo. Para mí, y en una puntuación del 1 al 10, en España nos quedamos en el 6 justito, mientras que en Italia siempre van a por el sobresaliente, nota que alcanzan sobradamente y a mucho mejor precio. A partir de 2 € puedes saborear un muy buen helado. También influye la práctica: aquí salen a una heladería por cada 1.000 habitantes y la mayoría no cierran en todo el año.

fotos-de-roma-losviajesdecarol-heladerias

Heladería Hedera, cerca del Vaticano

Cuándo saber si un helado es bueno

Para poder informarme de este punto me fui directamente a la fuente. Italia, gerente de la heladería Frigidarium, cerca de Plaza Navona, me atendió una mañana a eso de las diez pese a estar en plena faena. Junto a su su marido, lleva en el negocio más de veinte años y fue ella quien muy amablemente me dio las pistas para distinguir un helado excelente de otro mediocre. Toma nota.

fotos-de-roma-losviajesdecarol-heladerias

Heladería Frigidarium, cerca de Plaza navona

1. Debe ser aromático, consistente y no disolverse en la boca. Si se deshace con facilidad significa que han usado más componentes artificiales de la cuenta para que resulte voluminoso y estarás comiendo más aire que otra cosa.

2. Las cremas en los expositores no deben parecer montañas. Cuanto más hinchadas, más artificial es el producto. Lo mismo pasa con los colores. ¿Qué alimento conoces que sea azul Pitufo? Pues eso.

3. Esto igual te resulta chocante pero el helado no debe resultar frío al paladar. La temperatura debe rondar los -12º, bajando de aquí hablamos de cualquier otra cosa de la sección de congelados del súper. Por eso se pueden tomar en cualquier época del año. Y atención, porque si en medio te encuentras escamas de hielo significa que no mantiene a la temperatura adecuada o, lo que es peor, puede que esté pasado.

4. Tampoco tiene que ser brillante. Si lo está, por muy atractivo que te resulte a la vista, significará que estás apostando por uno hecho hace tiempo, y las cremas se deben reponer casi a diario.

5. Y recuerda que si lo tuyo son los sabores frutales, éstos deben estar elaborados a partir de variedades de temporada. Si la heladería tiene todas las frutas del planeta mundo y durante todo el año probablemente no sea la más artesanal y auténtica.

Y dicho esto estamos listos para conocer mis rincones favoritos de Roma para tomar un riiiiico helado. ¿Te apuntas?

fotos-de-roma-losviajesdecarol-heladerias

Tarrina de la heladería San Crispino de breva con zabaione

Mis heladerías top en Roma

1. Zona Plaza Navona. Frigidarium

Está a dos pasos de plaza Navona y es inconfundible porque siempre hay mucha gente esperando. En un principio esto me disuadió de probarla pero una buena amiga me la descubrió hace poco y ha pasado a ser una de mis favoritas. No usan colorantes ni conservantes y son unos grandes defensores de la mejor materia prima como base del helado. Aquí he probado la crema de bizcocho, el fior di latte y la de cannolo siciliano, un pastel típico de esta isla italiana. Son muy atentos al trato, te aconsejarán sobre la mejor combinación de sabores y tienes la posibilidad de coronar el helado con cobertura de chocolate negro o blanco. La última vez que estuve probé el helado de pistacho al aroma de azafrán. Riquísimo. Por cierto uno de los sabores más demandados es el de Friggidarium, una receta secreta de la casa. ¡Salud!

Frigidarium, Via del Governo Vecchio, 112

Precio: Tarrina o cono pequeño 2 €

fotos-de-roma-helados-losviajesdecarol

Helado de pistacho al aroma de azafrán

 

2. Zona Panteón. Giolitti

Fue la primera heladería a la que me llevó una amiga romana y por eso te la recomiendo. Fundada en 1900 son ya tres generaciones las que han pasado por este negocio. Personalmente a mí me encanta ese aire retro del mobiliario y de sus sus camareros, uniformados como en los años cincuenta. No te asustes si ves mucha gente, son rapidísimos sirviendo. En Giolitti, cerca del Panteón, tienen bastantes sabores y uno tan sugerente como ‘Vacaciones en Roma’: crema de pera, higos y nueces con un toque de ron. Mi favorito aquí es el baccio (beso), un tipo de chocolate tipo Ferrero Rocher, con nocciola (avellana). Ah, y no te olvides de pedir la doppia panna (doble de nata) en el cucurucho.

Giolitti, Via Uffici del Vicario, 40

Precio: 2’50 cono y tarrina pequeña con dos sabores y nata.

fotos-de-roma-losviajesdecarol-heladerías

Helado de baccio y nocciola de Giolitti

3. Zona Vaticano. Old Bridge

Este pequeño negocio con más de 25 años de historia está de camino a los Museos Vaticanos y con los pocos metros cuadrados que tiene seguro que es uno de los que más helados vende. La buena ubicación se une al buen producto que sirven sin aditivos, grasas hidrogenadas, colorantes ni conservantes, y lo que más puntúa es la simpatía de sus dependientes. Verás que siempre hay mucha gente esperando pero si necesitas un respiro antes o después de ver la Capilla Sixitina, tómatelo aquí. El día que estuve aposté por una tarrina de frambuesa y mango. Acerté. Además me dieron a probar una de sus especialidades: helado de ricotta y canela, muy recomendable.

Old Bridge, Via Bastioni di Michelangelo, 5

Precio: 2€ cono o tarrina pequeña

fotos-de-roma-heladerias-losviajesdecarol

Aquí con los chicos de Old Bridge

Hedera

Hedera fue para mí todo un descubrimiento. Entre el Castillo de Sant’Angelo y el Vaticano, esta heladería es una delicia. Para elaborar su producto biológico solo utiliza ingredientes debidamente certificados del territorio. No usa conservantes ni colorantes y sus helados son aptos para celíacos. Solo hacen seis sabores al día y seis granizados y aproveché mi paso para probar uno de éstos: el granizado de higo verde. De-li-cio-so. Los granizados italianos son más densos y cremosos que los españoles, no se hacen hielo y se comen con cuchara. Te recomiendo Hedera sí o sí. Además está decorada con mucho gusto y como detalle te diré que sus cremas de helado no están a la vista, las mantienen cubiertas para evitar cambios de temperatura y asegurar una mejor salubridad.

Hedera, Borgo Pío, 179

Precio: 2’50 el cucurucho o tarrina pequeña. 3’50 € el granizado

fotos-de-roma-losviajesdecarol-heladerias

Grazinado de higo verde

 

4. Zona Fontana di Trevi. San Crispino

San Crispino puede presumir de ser la heladería romana con más fama internacional. La han mencionado muchos diarios de prestigio como el New York Times y Julia Roberts se dio un festín aquí (en el San Crispino que yo te recomiendo próximo a la Fontana di Trevi) en la película de Come, reza, ama. Observarás que todas sus cremas están cubiertas porque defienden que cada sabor, en función de si se trata de una crema a base de leche o de fruta, debe tener su temperatura de mantenimiento. En este punto no venden cucuruchos de barquillo, dicen que estropea el helado. Aseguran no usar conservantes ni colorantes ni nada artificial y tienen un sabor propio, el San Crispino, hecho con miel de madroño de Cerdeña. Yo tomé un helado de breva con zabaione, una crema italiana a base de huevo y ponche. ¡Riiiicoooo!

San Crispino, via della Paneteria 42 (tienen tres negocios más en la ciudad).

Precio: 3’50 € la tarrina pequeña.

fotos-de-roma-heladerias-losviajesdecarol

Interior de la heladería San Crispino

5. Zona Trastevere. Fior de Luna

Defensores del binomio entre artesanal e innovación, el gran éxito a esta familia le vino al trasladar su negocio tradicional a la principal calle del Trastévere. Pero lejos de dejar su suerte solo a la ubicación, apostaron por un helado bio, con ingredientes de productores de la zona y la transmisión de su conocimiento a través de cursos de formación. Y acertaron. Es una heladería de prestigio en la que no fallarás si la escoges. Si lo que quieres es disfrutar de un rico helado sin más pretensiones, te aconsejo el clásico de chocolate, está muy, muy rico. Pero si te gusta probar, lánzate. Como yo fui un día de mucho, mucho calor, me decanté por la fruta: higo verde y papaya. Sí, el higo verde lo he descubierto en Roma y me apasiona. Además lo uso para comparar las heladerías 🙂

Via della Lungareta, 96

Precio: 2’50 € cucurucho o tarrina pequeños

fotos-de-roma-heladerias-losviajesdecarol

Helado en de Fior di Luna en el corazón del Trastévere

6. Zona Monti. Fatamorgana

Es una de las heladería más jóvenes de la lista pero que ya se ha hecho un hueco entre los establecimientos de referencia. En el barrio más in del centro de Roma también tienes tu rinconcito heladero de valor. Fatamoragana es embajadora del helado natural 100% y al no utilizar aditivos, conservantes ni colorantes sus helados no te resultarán pesados. Aquí usé yo mi baremo de medición de calidad. O sea, que volví a pedirme el de sabor de higo verde, esta vez combinado con sandía. Estaba un poco más dulce que en otras heladerías pero sin duda el bocado fue delicioso, refrescante y muy, muy ligero.

Piazza degli Zingari, 5

Precio 2’50 € el cono o tarrina pequeños

fotos-de-roma-losviajesdecarol-heladerías

Helado de higo y sandía de Fatamorgana

¿Qué te ha parecido mi lista de heladerías top de Roma? ¿Cuál es tu preferida? Cuéntame…

 

QUÉ HACER JUNTO A ESTAS HELADERÍAS

Si vas a Frigidarium: Plaza Navona, dos plazas en una

Si vas a Giolitti: El Panteón de Agripa, ejemplo de la grandiosidad de Roma

Si vas a los Museos del Vaticano: Tips para ver la Capilla Sixina, Trucos para no perderse en los Museos Vaticanos

Si vas a San Crispino, en Fontana di Trevi: Recorridos por los escenarios de la Dolce Vita , 5 películas que tienes que ver antes de tu viaje a Roma

Si vas a FataMorgana: Cosas a tener en cuenta para ver El Moisés

 

Comentarios

  1. Pedro Hernández Jiménez

    Fantástica tu lista de heladerías. Sólo conocía Giolitti, san crispino y frigidarium. Esta última la descubrí el año pasado en mi último viaje a Roma. Está allí, en Governo Vecchio, desde hace pocos años, yo creo que no más de dos porque es una zona que transito con asiduidad y no la había visto en anteriores paseos. Los helados me parecieron is superables y muy original su forma de cubrirlos con chocolate blanco o negro calientes en lugar de hacerlo con panna como hacen en Giolitti, donde tengo las mismas impresiones que t. Me fascina su aire retro y la rapidez y habilidad de los camareros , además que los helados son fantásticos con ese mostrador dcon una gran caridad de helados. Es la primera heladería que conocí en Roma y me cautivó. También un amigo que había vivido allí fue quien me llevó hasta ella; en el verano de 1993. Y hoy en Murcia con un calor asfixiante que bien me vendría estar en una de esas heladerías romanas.

    • Hola Pedro, disculpa la tardanza en contestar pero las vacaciones han hecho que me retrase con las actualizaciones del blog. Parece que tí y yo tenemos vidas paralelas en esto de los helados en Roma… Una de las cosas que echo de menos de Italia cuando estoy en España son los helados, la cremosidad y fidelidad de los sabores (en España el pistacho nunca me ha sabido a pistacho) es algo que encuentro a faltar. Aunque se está mejorando mucho, tal vez sea porque el sector heladero italiano vive una expansión muy grande, y cada vez son más los establecimientos con ‘gelati’ que se ven en España. La competencia en esto nos va a benficiar, Pedro. Un saludo y con ganas de ir a Murcia a conocerla más a fondo.

      • Pedro Hernández Jiménez

        Carol no tienes que disculparte. Totalmente de acuerdo contigo en esto de los helados. En España no están tan deliciosos como en Roma. Si vienes por Murcia, la que tiene helados parecidos a los romanos es Chambi en Alfonso X junto a Plaza Santo Domingo, pero como sucede en el resto de España sólo abren en temporada primavera verano.

  2. ¡Qué post tan sabrosísimo, Carol! Lo comparto a la de ya, que sé que va a ser útil para más de un amigo… Un abrazo

    • Gracias Patri. Aunque después del post sufro las consecuencias… ¡Dieta estricta! Jejejeje

  3. Marta

    Mi heladería preferida es BRIVIDO en TESTACCIO. Es una heladería pequeña con helados artesanales y algunos incluso veganos (sin leche ni azúcar, pero muy sabrosos). También puedes pedir la inmersión en chocolate. Siempre hay gente a pesar de no estar en una calle muy transitada (pero es famosa en el barrio y más allá de él) y está abierta hasta las 12 o la 1 de la noche. ¡Muy recomendable!

    • Cómo te lo agradezco Marta. Tomo nota de tu recomendación y no dejaré de probar sus helados cuando vaya por la zona. Saludos

  4. Leyendo esta entrada no hay manera de respetar la dieta. ¡Qué rico todo!

    • Desde que vivo aquí he tenido que aparcarla varias veces… Italia tiene muchas cosas fascinantes y en primer lugar para mí está la gastronomía. Mamma mía…

  5. Esto sí que es un trabajo sacrificado jajajaja Me ha parecido genial la idea de llevarnos por Roma, presentándonos sus mejores heladerías. Tomo nota para identificar un buen helado, y te aseguro que cuando vuelva a Roma me haré el tour de las heladerías siguiendo tus recomendaciones. Gracias!!

    • Ya sabes que nos toca sacrificarnos, qué le vamos a hacer… Pero hay sacrificios que se hacen con muuucho gusto 🙂 Me alegro de que te haya resultado interesante y sobre todo, que te resulte útil si vienes a Roma. Saludos

  6. Jose Luis Arranz

    Buena selección. Mi favorita es la Gelateria del Teatro en Via dei Coronari. Los helados estan buenisimos, cremosos, con la nata por encima…
    Y de las peores heladeria es la Gelateria della Palma. Esta muy cerca del Panteon, y es tal cual has dicho que no debe ser una heladeria: muchisimos sabores, desbordando cual montañas de helado, y calidad mas bien pobre.
    Enhorabuena por el post! Saludos

    • Gracias José Luis! Me alegra saber vuestra opinión. Tengo pendiente la Gelateria del Teatro, cada vez que paso por delante me quedo embobada viendo la cantidad de producto fresco y rico que tienen, eso ya es una buena señal. Sin duda es la siguiente que probaré. Ya te contaré…

  7. Merche

    Ciao ! De las heladerías que mencionas he estado en FataMorgana, Fior de Luna y Hedera, de estas tres me quedaría con Hedera, pero añadiría a tu lista dos heladerías más. La Romana, que también has mencionado en otro post, para mi la mejor de todas y Gracchi, en via dei Gracchi.

    A parte de los helados, que caía uno por día, me aventuré a probar una grattachecca de orzata e menta , la más popular entre los romanos, mientras paseaba por el Lungotevere….no es un granizado, no es una granita….hay que probarla para saber 🙂

    • Tienes razón, Merche. Hay que probar la grattachecca para saber qué es porque no hay nada parecido en nuestras memoria gastronómica. Si alguna vez has estado o vas a una playa italiana, quienes hacen este refresco pasan a menudo y los niños se agolpan alrededor del carrito para hacerse con una grattachecca de su sabor favorito. Gracias por tus recomendaciones!

  8. Susana

    Hola! Acabo de descubrir este blog y me encanta tu forma de contar las cosas y descubrirnos secretos. Me has ayudado mucho. Planeo mi viaje a Roma con mi marido ymis hijos para el mes de mayo.
    Qué restaurantes me sugieres, Carolina?? Nos gustan esos sitios donde come la gente local, los auténticos…
    Gracias por tu ayuda!!

    • Hola Susana. Lo tendré en cuenta para un post sobre restaurantes que puedan serviros de guía. De momento he escrito una reseña sobre Buconne. Si te das una vuelta por el blog la encontrarás. Gracias…

  9. Después de haber leído el post, me doy cuenta que no tengo ni idea de helados jeje. Yo solo he probado los de San Crispino y son excelentes. Este verano vuelvo a probar todos los de la lista 😛

  10. ¡Hola Carolina!
    Soy nueva leyéndote. También soy periodista, pero de Costa Rica; estoy viviendo un tiempo en tu hermoso país. Gracias por compartir este material tan completo, justo hago mi itinerario y ha sido de gran ayuda. ¡Te cuento qué tal nos va!

  11. Vir

    “Il Caruso” es una heladería en Via collina,13-15 que también merece la pena. Os la recomiendo
    Saludos

    • Genial Vir por tu recomendación. Un tip que le recomiendo desde ya a los lectores. Gracias 🙂

  12. Teresa

    Hola! Estuve este agosto en Roma y este post me sirvió para no acabar en cualquier heladería 🙂 no he leído todos los comentarios y no sé si ya lo ha. Dicho pero Fatamorgana está cerrada 🙁 ya no existe. Por otro lado yo también me quedo con Hedera, probé un helado especial “jubileo” hecho de limonccelo y merengue que sabe incluso mejor de como suena XD
    Gracias!

    • Ohhhh, lástima que hayan cerrado Fattamorgana. Me alegro de tu paso por Hedera y un puntazo ese helado Jubileo. Gracias por tu información.

Enviar un comentario