Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Los Viajes de Carol | September 27, 2017

Subir Arriba

Top

8 Comentarios

Ara Pacis, el altar de la paz de Augusto

Ara Pacis, el altar de la paz de Augusto

Mi Valoración

Interés
8
Accesibilidad
8
Coste
5
7

Rating

A favor El buen trabajo de recuperación y el edificio que lo acoge. En contra El precio. Me pareció un museo caro, aunque siempre hay muestras temporales interesantes.

| el 18, Ago 2015

“Encontré una ciudad de ladrillos, os la devuelvo de mármol”.  Palabras del emperador Augusto antes de morir.

Callejeando por el centro de Roma probablemente te topes con una caja acristalada y moderna que acoje en su interior un cubo de piedra blanca. Llama mucho la atención porque en la parte histórica no hay muchas construcciones contemporáneas, de hecho es el primer edificio construido en el centro después de la caída del fascismo. El edificio es singular y la pieza de mármol de la que te hablo irradia cierto magnetismo. Admito que desde que la vi por primera vez me corroía la curiosidad, así que una tranquila mañana de domingo entré a descubrir esta joya arqueológica que de alguna manera llevaba tiempo llamándome. Se trata del Ara Pacis, el altar de la Paz de Augusto.

fots-de-roma-arapacis-losviajesdecarol

Exterior del Ara Pacis

Un museo con una sola pieza

Nada más pasar el umbral te sorprenderá el silencio de la sala, mucho más viendo lo expuesto que está el edificio del arquitecto Ricahrd Meier al tráfico del Lungotevere. Personalmente disfruté mucho viendo pasar los coches, motocicletas y autobuses como si fuesen elementos de una peli muda. Créeme que esto en Roma resulta extraño y solo por la experiencia sonora merece la pena. Así que desde el minuto uno se disfruta de una paz y tranquilidad poco usuales en una ciudad tan ruidosa como ésta. Pero lo verdaderamente desafiante se levanta en el centro de la sala, el Ara Pacis, la única pieza de que consta este museo.

fotos-de-roma-arapacis-losviajesdecarol

Altar del Ara Pacis

La pax augustea

El Ara Pacis fue un altar que se construyó en el año 13 aC no muy lejos de aquí para conmemorar la paz del Imperio, una tregua muy deseada y conseguida por el emperador Augusto. Augusto volvió de sus incursiones por las provincias de Hispania y la Galia consolidando su poder sobre estas tierras, que pasaron a estar bajo dominación romana. Como mandaba la tradición, el altar se usó para ofrendar a los dioses frutas, carne y hortalizas en agradecimiento a la ausencia de guerras en las fronteras de Roma. Los elementos mencionados simbolizaban prosperidad y riqueza y eran entregados por jóvenes vírgenes a los dioses, sacerdote mediante, evidentemente. La piedra sobre la que se hacían estos sacrificios es la que hoy se ve todavía sobre los tres escalones del cubículo, el resto ha sido casi todo reconstruido. La fiesta del Ara Pacis tenía lugar cada 30 de enero, día en que se hacían los diferentes sacrificios en nombre de la pax augustea.

fotos-de-roma-arapacis-losviajesdecarol

Perspectiva del Ara Pacis

Las crecidas del río Tíber sepultaron de barro y escombros el Ara Pacis durante siglos y no fue hasta mediados del mil quinientos que se descubrió por casualidad, durante la construcción del Palacio Fiano. Como podéis imaginar la mayoría del mármol que salió a la luz, así como los grabados y adornos que se descubrieron, fueron utilizados en la decoración de otros palacios. Entre ellos Villa Medici, donde todavía pueden verse algunos prendidos en su fachada.

Ara Pacis, un cómic de hace miles de años

Lo más sorprendente es repasar con la vista la riqueza de los relieves del altar. Los motivos naturales recorren toda la parte inferior mientras que la parte superior la componen diferentes escenas relacionadas con la historia de la fundación de Roma o de la familia del emperador asistiendo a la consagración del altar. Separando ambos niveles, una línea de esvásticas o cruces gamadas, un elemento muy recurrente de la decoración clásica que se usó después como símbolo del nazismo. Mirar estas paredes es como ver una novela gráfica de hace miles de años. Según los análisis a los que se ha expuesto la pieza, todos los frontales del altar estaban pintados de colores vivos. Por la riqueza de sus relieves, el Ara Pacis está considerada una de las obras más importantes de la arquitectura clásica romana.

fotos-de-roma-arapacis-losviajesdecarol

La parte superior Eneas ofrece un sacrificio a los dioses. Según algunos textos como la Eneida, Eneas, hijo de Anchise y de Afrodita, llega a Roma y crea a Rómulo y Remo, dando por tanto un cariz divino a los fundadores de la ciudad. En la parte inferior detalles florales y vegetales esculpidos. Separando ambas alturas el detalle de la esvástica clásica.

fotos-de-roma-arapacis-losviajesdecarol

Este grabado está en uno de los laterales. Se piensa que toda la familia del emperador Augusto y sus hombres de confianza están aquí representados. Por la actitud y lo que portan, puede que estén participando en una procesión civil en Roma, podría tratarse de la procesión por la consagración del Ara Pacis. Hombres ilustres, las mujeres y los hijos de la familia de Augusto forman parte de esta composición.

fotos-de-roma-arapacis-losviajesdecarol

Según se ha podido reconstruir por las huellas en las excavaciones, esta escena hace referencia a la diosa Tierra (otros creen que se trata de la diosa Paz) rodeada de animales, frutos y niños. Todo ello considerado en la época símbolo de la fertilidad. Los dos niños que tiene en brazos podrían ser Rómolo y Remo, o tal vez se trate de los herederos de Augusto. Este relieve refuerza la idea de la felicidad asociada a la fertilidad y prosperidad.

fotos-de-roma-arapacis-losviajesdecarol

Este es el relieve que menos se ha podido recuperar ni reconstruir. Representa la figura de la diosa Roma.

En los confines de Roma

El Ara Pacis estaba ubicado en el centro de una llanura que se extendía junto a campo Marzio. Era el lugar donde se entrenaban las élites del ejército y suponía el límite de la ciudad. Un dato curioso es que cuando los cónsules, como en su momento Augusto, llegaban a esta parte de Roma ya no les servían de nada las armas ni sus poderes militares, pues pasaban a ser un civil más. Delante del Ara Pacis había un enorme reloj de sol hecho con un monolito que se había traído desde Egipto. El monolito estaba colocado de tal manera que cada 23 de septiembre, el día del cumpleaños del emperador, su sombra apuntaba a la entrada del altar. Este monolito ahora ocupa el centro de la plaza de Montecitorio, la residencia del presidente de la República.

A través de una maqueta podemos imaginarnos cómo estaba urbanizada la zona que incluía entre sus templos el Panteón de Agripa, no muy lejos de aquí. Agripa, por cierto, era yerno de Augusto.

fotos-de-roma-arapacis-losviajesdecarol

Maqueta de la zona con el Panteón en primer término

 

Museo del Ara Pacis, Lungotevere en Augusta

Precio: 13’50

Horario: De 9 a 19h

 

Qué hacer en los alrededores

Callejear por Via del Corso hasta la Plaza de Augusto y disfrutar los domingos del mercado de las pulgas y de objetos de coleccioneismo verdaderamente interesantes. Está bajo unos soportales, y si te entra hambre puedes comer algo en ‘Gusto bar, un lugar actual donde puedes pedir una rica hamburguesa, pasta o un rico postre.

Pero si buscas algo más especial y degustar platos típicos de la gastronomía Romana, apuesta por Buccone o, por qué no, por el mítico Alfredo: el ‘emperador de los fetuchini’, donde estuvieron los grandes actores de Hollywood cuando Cinecittà era La Fábrica de los Sueños. Ava Gadner, Alfred Hitchcock o Burt Lancaster se sentaron en sus mesas.

Visitar el Panteón y maravillarte con la grandiosidad de Roma.

Ver gratis las obras expone en esta calle Fausto delle Chiaie, un artista conceptual con mucho sentido del humor que traza su particular perspectiva de Roma y del mundo que nos ha tocado vivir con mucha ironía. Está junto al Ara Pacis.

fotos-de-roma-arapacis-losviajesdecarol

Artista Fausto Delle Chiaie junto al Ara Pacis

 

¿Conocías el Ara Pacis? ¿Qué te parecen el punto de vista de Fausto?

Comentarios

  1. Carol, ¿se puede visitar ya el mausoleo de Augusto?
    El día que fui estaba completamente inaccesible. Y en el Ara Pacis me quedé en la entrada.
    Simplemente no pude soportar el calorazo que hacía así que me conformé con rodearlo por fuera y no pude volver otro día.
    Está en mi lista de “días de metedura de pata importantes”

    • Hola Aurin, ahora estoy un poco despistada pero tengo entendido que el Mausoleo de Augusto está en Castel Sant’Angelo, o que Sant’Angelo se construyó sobre el mausoleo o tumba de Augusto. Si te refieres al castillo, nunca ha estado cerrado. Yo hace poco lo visité y vi la cámara donde estaba la tumba del emperador. Dime si te refieres a tora cosa y perdona por la tardanza en contestar, pero se me había pasado por completo este comentario.

  2. Maria

    Il mausoleo di Auguto está en plaza augusto imperatore, no es visitable ya que se esta restaurando,el de Castel Sant’Angelo es el mausoleo di Adriano 🙂

    • Ay! tienes toda la razón María. Se me habían montado los nombres por completo. ¡Gracias por ayudarme a deshacer la confusión!

  3. Susana

    Dice el artículo que se edificó el s. 13 ac, pero me imagino que será el año 13, más bien?

  4. Bueno, ya no hace falta que diga nada jajajaaj!!
    A buenas horas lo veo yo también jjjj….

Enviar un comentario